¿HAS COGIDO ALGUN KILO? RECUPÉRALO EN TRES PASOS

624

Los excesos en fiestas son casi inevitables, pero una vez pasada la tormenta de comidas, cenas y demás celebraciones, es el momento de volver a la rutina y los buenos hábitos. Nuestra salud y nuestra figura lo agradecerán.

Perder peso es «fácil», siempre que se cumplan tres requisitos.

1.- Lo mas importante (y a veces lo que más cuesta) es tomar la decisión y COMPROMETERSE!

Si no existe esa voluntad y compromiso, gastaras tiempo, esfuerzo y dinero porque seguramente abandonarás ante la primera dificultad.

Por eso es tan importante contar con una voluntad externa, que te apoye, que entienda lo difícil que puede ser a veces y te anime a seguir.

Perder peso, es una carrera de fondo, no un sprint. Solo así, conseguirás tu peso ideal y mantenerte en él.

2.-OBJETIVOS REALISTAS!

La meta propuesta debe ser alcanzable. Paso a paso, sin prisa, pero sin pausa. Claro que sería estupendo acostarse y levantarse con el peso deseado, pero aún no se ha dado ningún caso en la historia de la medicina.

El plan de comidas debe ser sencillo y adaptado a ti. ¡No es lo mismo comer en casa que fuera, ni cocinar que llegar a mesa puesta…!

Declara en tu entorno que estás haciendo dieta y pide ayuda para que respeten tu decisión,

3.-SEGUIMIENTO CERCANO de la evolución. 

Hay que valorar regularmente el progreso para ver qué partes funcionan o cuales fallan en el plan y poder hacer los cambios y ajustes necesarios.

En nuestra clínica, trabajamos con múltiples dietas. Desde las basadas en la dieta mediterránea, hasta las ricas en aporte proteico, las vegetarianas o las específicas para intolerancias a determinados alimentos.

Por si solas o combinándolas con mesoterapia, los resultados empiezan a verse en poco tiempo.

LAS  4R´s DEL REJUVENECIMIENTO FACIAL

1/  Relajación Muscular… para las arrugas dinámicas

2/  Redefinición de los contornos…y tratamiento de las arrugas estáticas

3/  Redensificación de la piel para combatir la flacidez

4/  Revitalización para pieles apagadas

El envejecimiento facial es un proceso amplio, que se traduce en la aparición de múltiples señales en la cara. Las arrugas dinámicas (formadas por la acción de los músculos faciales y visibles solo con el rostro en movimiento) y las arrugas estáticas (causadas por la evolución de las arrugas dinámicas y la disminución de colágeno y ácido hialurónico en la piel; visibles incluso con el rostro en reposo) son ejemplos de estés señales. Otros ejemplos son la pérdida de contorno por la acción gravitacional, las alteraciones de la textura, además de la pérdida de firmeza y volumen en determinadas zonas. Todos estés señales confieren al rostro una apariencia cansada y envejecida.

Actualmente disponemos de múltiples recursos para vencer o retrasar estos signos.  Pero a menudo nos vemos desbordados por la cantidad de información y publicidad respecto a tratamientos de rejuvenecimiento que hay en el mercado:  rellenos, botox, redensificantes etc… ¿Cuál sería el tratamiento apropiado en cada caso?

Lo primero que debes hacer es contestar a una pregunta respecto a la piel de tu rostro: ¿Qué es lo que más te preocupa?…

En función de tu respuesta podrás elegir el tratamiento más adecuado.

ARRUGAS DE EXPRESIÓN O DINAMICAS:   Aparecen entre los 30 y los 40 años, antes incluso, si tu cutis es seco o sensible.  Se evidencian al gesticular, reírnos, fruncir el ceño etc. Pero al dejar de hacerlo desaparecen, no se aprecian al tacto y están muy poco marcadas.

El tratamiento en este caso debe ir encaminado a inhibir la contracción produciendo una relajación transitoria del músculo mediante la toxina botulínica (Bótox).

ARRUGAS PROFUNDAS O ESTATICAS:   Suelen aparecer en torno a los 40 años. Es una arruga que se aprecia aún con la cara en reposo. Alrededor de los labios (código de barras) y en las comisuras (de marioneta), surcos entre la nariz y la boca (nasogenianos)…. la piel va perdiendo elasticidad y las arrugas se marcan por la disminución de colágeno y elastina.

Este tipo de arrugas necesitan tratamientos rellenadores a base de Ácido Hialurónico que es una molécula que cumple la función de retener agua y aportar hidratación y volumen.

REDENSIFICACION DE LA PIEL:  A partir de los 45 años pueden empezar a aparecer los primeros signos de flacidez y descolgamiento facial.

Para saber si nuestra piel se encuentra en ese estadío basta con una sencilla prueba: colocamos dos dedos a cada lado de la cara entre los pómulos y los ojos y tiramos un poco hacia arriba. Si el rostro mejora notablemente es síntoma de descolgamiento.

Para tratarlo, necesitamos sustancias que estimulen la formación propia de colágeno que es el sostén de la piel. Son sustancias que redensifican la piel produciendo un efecto lifting.

REVITALIZACION:   La revitalización cutánea es la técnica más indicada para recuperar la hidratación, tersura y luminosidad de la piel, perdidas por el paso de los años. Es igualmente un método muy recomendado para aquellas personas fumadoras o que trabajan en lugares cerrados.

Se consigue mediante la utilización de Ácido hialurónico mezclado con vitaminas, oligoelementos y aminoácidos inyectados en la piel con microinyecciones.

Existen otros muchos tratamientos en medicina estética para frenar el paso del tiempo o mitigar sus efectos. Los hilos tensores, el plasma rico en factores de crecimiento, los peeling… La clave  está en un  buen diagnóstico y una aplicación profesional para obtener un  resultado óptimo.

 

Clínica Cunill