Neurorrehabilitación y ejercicio terapéutico para personas con Alzheimer

0
46

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia en la actualidad. Es un trastorno neurodegenerativo caracterizado por el deterioro cognitivo y los trastornos de la conducta. Generalmente aparece a partir de los 65, aunque hay casos en los que comienza de forma temprana. La esperanza de vida es de unos 8 años, pudiendo alargarse hasta los 20 años en algunos casos.

La causa del Alzheimer aún es desconocida, pese a las numerosas investigaciones que se han ido desarrollando a lo largo de los años. Algunos estudios recientes parecen prometedores, pero es pronto para confirmar si en unos años conseguiremos entender un poquito mejor este monstruo de la memoria.

Fases del Alzheimer

  • Preclínica: durante los primeros años no hay evidencia clínica de la enfermedad, pero el cerebro ya va sufriendo algunos cambios.

  • Etapa temprana: la persona es independiente, puede conducir y trabajar, pero empieza a olvidar palabras sencillas o ubicación de objetos. Los familiares empiezan a detectar problemas de memoria o concentración.

  • Etapa media: es la fase más larga, puede durar muchos años. La persona va requiriendo más ayuda y presenta cambios de humor y de conducta. Las lagunas de memoria se hacen más evidentes en esta fase.

  • Etapa final: la comunicación y la interacción con el entorno son mínimas, perdiendo prácticamente la capacidad de respuesta y de conversación. En ocasiones se pierde casi completamente la función motriz, lo que acaba afectando al deterioro de su cuerpo.

Factores de riesgo en la enfermedad de Alzheimer

  • Genética: son raros los casos en los que un gen determinante es la causa de su aparición, pero sí que se asocia una mayor predisposición a padecerlo si se asocia a los llamados genes de riesgo. No obstante, no está considerado como enfermedad hereditaria.

  • Edad: es el principal factor de riesgo, a partir de los 65 años va aumentando el riesgo de padecer Alzheimer. Aunque tampoco es determinante, ya que muchas personas llegan a edades muy avanzadas con sus capacidades cognitivas mantenidas.

  • Enfermedad cardiovascular: algunas investigaciones relacionan el mal estado del corazón y vasos sanguíneos con la enfermedad de Alzheimer.

  • Lesión cerebral traumática: hay estudios que relacionan estas lesiones traumáticas de moderadas a graves con la aparición de esta enfermedad.

Neurorrehabilitación y ejercicio terapéutico para el tratamiento del Alzheimer

Si bien es cierto que hoy en día no existe una cura para esta enfermedad, los investigadores continúan buscando nuevas formas de tratamiento, a través de diferentes terapias farmacológicas.

Así mismo, sí que existen evidencias científicas de los beneficios de tratamientos no farmacológicos, como la fisioterapia, que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen Alzheimer.

  • Neurorrehabilitación: su objetivo se centra en la estimulación cognitiva y funcional del individuo, adaptando el tratamiento siempre a su estado y capacidad.

  • Ejercicio terapéutico: se centra en el movimiento y su objetivo es tanto mejorar o mantener el mayor tiempo posible la capacidad motora como la funcionalidad del paciente.

Las terapias han de ser adaptadas siempre a cada persona y a cada estado dentro de su proceso de enfermedad. Es importante que sea un especialista el que lleve las sesiones y programe, junto a la familia, un protocolo de actuación en fisioterapia totalmente personalizado. Ambos métodos de tratamiento son ideales para el trabajo con personas con Alzheimer.

En nuestra clínica FisioPatraix ofrecemos asesoramiento y tratamiento para personas con enfermedad de Alzheimer, incluidas las fases más avanzadas que requieren desplazamiento al domicilio.

Pide información sin compromiso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here