LA IMPORTANCIA DE LA ESCRITURA EN LA EDUCACIÓN

0
895

 

“EL NIÑO/A QUE ESCRIBE BIEN SUELE TENER BUENOS RESULTADOS ACADÉMICOS”.

Es algo que me han comentado muchos maestros. Para ellos una buena letra equivale a que el niño/a tiene interés y deseos de hacer bien las cosas; sería el reflejo de que al esforzarse por escribir bien hay una repercusión en su interés por el resto de materias, y en el colegio en sentido general. Los maestros lo ven reflejado en los resultados; en las calificaciones que consigue, que es en definitiva con lo que se valora el rendimiento académico.

Por buena letra entendemos que ésta sea ordenada, legible y se adapte a los modelos aprendidos. Si la letra es ordenada, los espacios entre líneas, los márgenes, las separaciones entre las palabras y las letras son los adecuados. Si es legible se podrá entender sin problemas ni confusiones y si se adapta al modelo aprendido tendrá las formas bien definidas.

El hacer una buena letra también tiene que ver con el carácter del niño/a ya que una letra ordenada, bien hecha y legible nos habla de un/a niño/a organizado/a tanto en el espacio (Juguetes, habitación y material del colegio) como en el tiempo (Organización de horarios y tiempos), con las ideas claras y con ganas de conseguir objetivos.

Si la letra se puede leer bien vemos los deseos  tanto de entender (Por lo que estará atento en clase) como de ser comprendido (Por lo que se esforzará para que se le entienda). Se preocupará por hacer bien las cosas y que sus tareas estén bien terminadas.

Seguir un modelo de escritura equivale a seguir unas normas y unas reglas, sería el reflejo de la educación que el niño ha adquirido; por ello si se ciñe al modelo que ha aprendido el/la niño/a se portará bien en clase y sabrá seguir las directrices que se marcan en el aula. Será respetuoso/a con sus mayores y obediente con las personas de autoridad.

En nuestro gabinete, los niños/as que nos llegan suelen tener problemas escolares. Niños que han suspendido bastantes asignaturas, repetido algún curso, o también los que tienen un mal comportamiento en clase. Pero en muchas ocasiones los padres se preocupan también cuando ven que tienen una “mala letra” y no han conseguido solucionar el problema con caligrafías.

La reeducación Gráfica es un método que ayuda al niño/a a mejorar su escritura y como reflejo de ello hay una repercusión positiva en su rendimiento académico y también en su comportamiento. No es que nosotros cambiemos al niño/a (No tenemos una “varita mágica” que haga que se produzca un cambio instantáneo), el níño/a tiene que querer mejorar y para ello tiene que hacer unos ejercicios diarios, a lo largo de un mínimo de 4 meses, que en muchas ocasiones requieren el apoyo de los padres.

Muchas veces el proceso se alarga porque no hacen los ejercicios todos los días, o los hacen de mala gana y sin preocuparse de seguir los pasos que se indican en las sesiones. A veces hacen varios ejercicios el mismo día para completar los que no han hecho en su momento… todo esto nos lleva a tener que prolongar la terapia de forma innecesaria, porque está demostrado que con continuidad y apoyo por parte de la familia (Padre y madre) por lo menos el niño/a mejorará en su nivel académico y de alguna forma se producirá un cambio positivo en su conducta.

La letra refleja cómo estamos internamente, cómo nos sentimos por ello, con una “mala letra”, y también si existen otros problemas (No solo de escritura) que dependerán del tipo de letra y  las características que esta tenga.

Por todo ello, una reeducación de la escritura, puede ayudar no sólo a mejorar el rendimiento académico sino también a superar ciertos problemas internos y a regular las emociones y los sentimientos negativos.

 

 

Carmen Belda García-Fresca

Directora de CENPSIGRAF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here