ALTERACIONES PSIQUÍCAS DURANTE MENOPÁUSIA

0
524

Los síntomas psicológicos son más prevalentes en mujeres menopáusicas o postmenopáusicas con antecedentes de trastornos, y mujeres que han tenido dificultades anteriores para la menopáusia en personalidades con cierta vulnerabilidad pueden actuar como elemento desencadenante o de mantenimiento de las alteraciones psíquicas. Las características de personalidad tienen importancia porque de ellas va a depender el grado de vulnerabilidad de la mujer ya que la menopáusia tiene un carácter definitivo y requiere mayor adaptación. Si la vulnerabilidad es mayor la menopáusia de forma directa como acontecimiento natural, no es de forma directa un elemento desencadenante o de mantenimiento de las alteraciones psíquicas. Las características de personalidad tienen importancia porque de ellas va a depender el grado de vulnerabilidad de la mujer ya que la menopáusia tiene un carácter definitivo y requiere mayor adaptación.

La menopáusia –del griego mes y cese -. Existen muchos estudios que tratan de relacionar el perfil de personalidad previa a la llegada de la menopáusia y la adaptación a ella. Se establecen 4 estilos de reacción :

  • Adecuada: 60 a 70%. Presentan síntomas leves y los superan fácilmente por medio de compensaciones adecuadas adoptando un papel activo y saludable.
  • Impersonal: 8 al 15%. Aceptan pasiva y resignadamente la llegada de la menopáusia ya que su patrón de conducta siempre ha sido así.
  • Neurótica: 8 al 15%.Adoptan una actitud negativa ,hipocondriáca ,rígida e inadaptada, con somatizaciones. Son mujeres con antecedentes psicosomáticos o neuróticos.
  • Activas: 5 al 10%. Son personalidades fuertes, activas, dinámicas, que derivan sus esfuerzos y actividad a otras tareas compensatorias, negando o reprimiendo su realidad. Sufren poco pero esta actitud puede implicar otros riesgos psicosociales.

De todos los estilos de reacción son las mujeres con rasgos de neurotismo las que más síntomas psíquicos padecen, especialmente de carácter emocional ,pero a su vez son las que más se quejan de los síntomas somáticos y vegetativos. El resto de las mujeres pueden tener acontecimiento vital y no hay evidencia de que sea más estresante que otras etapas de la vida, y no figura como tal en las diversas escalas de evaluación de los acontecimientos vitales, ahora bien, la menopáusia puede adquirir un valor de acontecimiento vital porque algunos acontecimientos se producen en relación temporal y causal con ella. Es mayor la menopáusia de forma directa como acontecimiento elemento desencadenante o de mantenimiento de las alteraciones psíquicas. Las características de personalidad tienen importancia porque de ellas va a depender el grado de vulnerabilidad de la mujer ya que la menopáusia tiene un carácter natural y no se considera un acontecimiento vital.

ANTECEDENTES PERSONALES DE TRANSTORNO PSIQUIÁTRICO
enfrentarse con las situaciones de estrés y autoestima. Las mujeres con problemas emocionales previos tienden a sobrevalorar los síntomas menopáuscos sobre todo vasomotores, y a su vez el padecimiento de éstos llega a crear tensión y ansiedad. Está evidenciado que la presencia de un antecedente psiquiátrico es un fuerte predictor de síntomas vasomotores intenso.

Por ello se puede establecer un postulado básico: mientras el organismo decae en su desarrollo biológico la personalidad no tiene porqué decaer. Cada mujer representa una personalidad única y cada una vivirá sus años menopáusicos de una forma distinta y personal , no sólo con su cuerpo sino también con su ente ,tanto en el entorno familiar como profesional y social. La mujer ha de realizar un esfuerzo adaptativo teniendo como base sus recursos biográficos, su pasado y su presente, y como arma las posibilidades y recursos propios de su etapa vital y no una constante comparación con las etapas anteriores. Podemos disminuir la morbilidad con medidas terapéuticas o fármacos, o bien podemos aumentar la calidad de vida de las mujeres , las cuales tienen la oportunidad de vivir unos años más que sus antecesoras, pero tendríamos que tener en cuenta que calidad de vida no es solo vivir muchos años.

Seria tema para otro articulo la relación entre depresión y menopáusia, se ha concluido por las clasificaciones p squiátricas que no existe “una depresión-menopáusica” son factores previos : genéticos, biológicos y hormonales lo que determinan la mayor frecuencia de las depresiones en mujeres que en hombres, pero no esta claro que estos factores sean los únicos,la diferencia frente al estrés ,la mayor exposición a factores depresógenos, ni a una mera costumbre de los médicos. Es posible que que individualmente cada uno de estos factores no sea suficiente, pero todos en conjunto explican la diferencia de prevalencia entre hombres y mujeres.

Los expertos señalan que la menopáusia puede agravar el curso de la patología afectiva .Así síntomas típicos de la depresión como problemas de sueño ,fatigabilidad, irritabilidad ,fluctuaciones del humor, etc son comunes a los própios de la menopáusia por lo que hay que separar bien si se solapan ambas situaciones.

Otros aspectos a estudiar serian los trastornos de ansiedad y psicosomáticos en el climaterio, entendiendo por estos el sentimiento subjetivo que implica la presencia de aprensión, tensión, inquietud, temor indefinido, inseguridad o miedo. Biologicamente se trata de un estado de alertización frente a una “amenaza” que prepara al organismo para un gasto suplementario de energía. Estos cambios son normales y deseables ya que son adaptativos en respuesta a situaciones de Estrés, y sólo si son utilizados ante situaciones nímias o durán más de lo debido deben ser conceptualizados como anormales, ya que suponen una situación de sufrimiento innecesario.
Dada la complejidad de los diversos trastornos sería objeto de otros artículos seguir hablando de estos síntomas y los avances actuales.

Es sensato consultar a los profesionales ante cualquier duda o sospecha de alteración además de revisarse en cualquier edad las mujeres en la premenopáusia deberán consultar y revisarse ginecológicamente ya que la parte orgánica –cáncer de ovário, mamas , útero..-es importante pero la psíquica no lo es menos desde lo mas nímio falta de autoestíma a lo más grave depresiones u otras que requieran terapia precisa y específica. Otro debate es la sexualidad, el afecto y los enfoques vitales que pueden precisar soporte de especialistas bien psicólogos o psiquiátras con los recursos terapéuticos pertinentes según el caso. Situaciones sociales: síndrome del nido vacio –hijos que se emancipan, separaciones traumáticas ,maltratos maritales, imposibilidad de independizarse de la pareja, desamor, deslealtad…frente a una entrega abnegada pueden coincidir con los cambios biológicos que hacen más vulnerable a la féminas. La menopáusia en personalidades con cierta vulnerabilidad pueden actuar como es mayor la menopáusia de forma directa como acontecimiento elemento desencadenante o de mantenimiento de las alteraciones psíquicas. Las características de personalidad tienen importancia porque de ellas va a depender el grado de vulnerabilidad de la mujer ya que la menopáusia tiene un carácter definitivo y requiere mayor adaptación. Si la vulnerabilidad natural, no.

Dra. Gamón – Ginecóloga
96 126 05 92 / 608 56 35 29
C/ Ramón y Cajal, 4 , 1º,1ª – 46470 CATARROJA – VALENCIA
www.doctoragamon.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here