Dolor de talón

0
713
detalle de un talón coloreado representando algún tipo de dolor de talón.

¿Qué es el dolor de talón?

El talón es una parte especializada del cuerpo diseñada para absorber el impacto del peso corporal al caminar, correr o realizar cualquier otra forma de esfuerzo físico o ejercicio de soporte de peso. Cuando el dolor se desarrolla, puede ser muy incapacitante, haciendo que cada paso sea un problema, lo que a su vez afecta su postura general.

¿Cuál es la causa del problema?

El dolor de talón es una ocurrencia común y en la mayoría de los casos el dolor es causado por alguna forma de lesión mecánica causada por pequeñas lesiones repetitivas que ocurren a un ritmo más rápido de lo que el cuerpo puede curarlas.

El dolor de talón también puede ser causado por problemas en la parte baja de la espalda o condiciones inflamatorias de las articulaciones.

Los siguientes tipos de dolor de talón no son exhaustivos, pero pueden ayudarle a apreciar la complejidad del dolor de talón y por qué puede ser útil el asesoramiento de un especialista.

Fascitis plantar (o fasciopatía):

Esta es la más común causada por el daño a la fascia ‘banda’ (similar a un ligamento) que conecta el hueso del talón a la base de los dedos del pie. Esta afección puede ser causada de varias maneras, incluyendo correr, caminar o estar de pie durante largos períodos de tiempo, especialmente cuando tienes un estilo de vida sedentario. En particular, un cambio de superficie (por ejemplo, de carretera a pista), una mala sujeción del calzado, el sobrepeso, el uso excesivo o el estiramiento repentino de la planta del pie, así como un tendón de Aquiles apretado, pueden provocar esta afección.

Bursitis del talón (bursitis subcalcánea):

Se trata de una inflamación de una bursa (un saco fibroso lleno de líquido) debajo del hueso del talón donde el dolor es típicamente más en el centro del talón que el experimentado con la fascitis plantar y empeora significativamente durante el día. Esta condición puede ser causada después de una caída desde una altura en el talón.

Golpes de talón:

Estas son protuberancias firmes en la parte posterior del talón, generalmente causadas por el roce excesivo del zapato en el área del talón o por el engrosamiento de los tejidos asociados con un tendón de Aquiles tenso.

Síndrome del túnel tarsal:

detalle de un talón con tunel tarsalEsto puede sentirse como una sensación de ardor u hormigueo debajo del talón dentro del arco del pie con pérdida ocasional de sensibilidad en la planta del pie. Esto es causado por la compresión del nervio tibial a medida que pasa por el interior del tobillo. La punción del nervio justo detrás del hueso del tobillo (conocida como prueba de Tinel) estimulará los síntomas de la afección.

Inflamación crónica del talón:

Esto es causado por un golpe fuerte del talón o a veces una reducción en el grosor de la almohadilla del talón que puede dar lugar a un dolor sordo en el talón que aumenta durante el día.

Fractura:

A menudo causadas después de lesiones como caídas desde una altura o aterrizajes en una superficie desigual.

Enfermedad de Sever (apofisitis calcánea):

Esta afección dolorosa afecta a los niños pequeños, por lo general entre los 8 y los 12 años de edad, especialmente a aquellos que son físicamente activos o que están experimentando un crecimiento acelerado. Es el resultado de la inflamación del tendón de Aquiles donde se adhiere al talón.

Tendonesis de Aquiles:

Esta afección ocurre cuando el tendón de Aquiles se somete a más presión de la que puede soportar y se desarrollan pequeños desgarros junto con inflamación y, en algunos casos, puede llevar a la ruptura del tendón. Estos desgarros se convierten en una fuente de lesiones adicionales, que pueden llevar a hinchazón dentro del tendón, de ahí el nombre de “tendonesis” (algunas veces referido por error como “tendinitis”).

¿A quién le toca?

El dolor de talón puede afectar a todo el mundo, sea cual sea su edad, pero los más comúnmente afectados son los de mediana edad (mayores de 40 años), los que tienen sobrepeso o permanecen de pie durante largos períodos de tiempo, así como los atletas.

¿Cómo sé que lo tengo?

Con la fascitis plantar, a menudo no hay rasgos visibles en el talón, sino manchas dolorosas localizadas profundas que se encuentran en o alrededor de la mitad de la planta del talón, y el dolor suele empeorar al estar de pie después de largos períodos de descanso, particularmente a primera hora de la mañana.

Con la bursitis, se puede sentir dolor en la parte posterior del talón cuando se mueve la articulación del tobillo y puede haber una inflamación en ambos lados del tendón de Aquiles. O puede sentir dolor en lo profundo del talón cuando entra en contacto con el suelo.

¿Es grave?

El dolor en el talón es una afección común y en la mayoría de los casos disminuirá después de algunas medidas de autocuidado de rutina. Si el dolor persiste por más de tres semanas, es mejor buscar el consejo profesional de un podólogo, ya que hay muchos tipos de dolor de talón, cada uno con sus propias causas diferentes y formas separadas de tratamiento.

¿Cuáles son los tratamientos?

Si usted experimenta dolor en el talón, algunas medidas simples de cuidado personal incluyen:

  • Evita usar zapatos que le queden mal o que le resulten incómodos
  • Usa zapatos con buena amortiguación en el talón y soporte efectivo para el arco.
  • Minimizar el caminar o hacer ejercicio en el suelo duro
  • Descansa regularmente y trata de no caminar o correr demasiado rápido
  • Usar un talón elevado (no más de 6-10 mm más alto de lo normal)
  • Bajar de peso si tiene sobrepeso

Los tratamientos más especializados incluyen:

Fascitis plantar (o fasciopatía):

pie sobre una pelota de tenis. Uno de los ejercicios para curar la fascitis plantarEl tratamiento puede tomar muchas formas, desde descansar el pie tanto como sea posible, ejercicios de estiramiento y terapia de calor profundo hasta inyecciones de esteroides e incluso medicamentos o cirugía para liberar el tejido tenso `banda’. En la etapa aguda, use compresas de hielo durante 10 minutos dos veces al día e ibuprofeno (siempre consulte con su médico de cabecera o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento nuevo). En algunos casos, se aplica acolchado y fleje para alterar la dirección del estiramiento del ligamento y aliviar los síntomas a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, se pueden prescribir plantillas especiales (órtesis) para ayudar a los pies a funcionar de manera más efectiva y ayudar a hacer menos probable cualquier posible recurrencia.

Bursitis del talón (bursitis calcánea):

La medicación y el ultrasonido pueden dar alivio, pero a largo plazo, puede ser necesario un inserto en el zapato. Además, la atención a la causa de cualquier roce y el acolchado y atadura apropiados permitirán que la inflamación se asiente.

Golpes de talón:

Los ajustes en el calzado por lo general son suficientes para hacerlos cómodos, aunque un talonera de cuero y el uso de botas pueden ayudar. En casos más graves y recurrentes, puede ser necesaria la cirugía.

Síndrome del túnel tarsal:

Las plantillas especiales pueden reducir la presión sobre el nervio y pueden ser apropiadas para ciertos tipos de pie, mientras que en otras ocasiones pueden ser necesarias inyecciones locales de medicación en el área donde el nervio tibial está inflamado.

Inflamación crónica del talón:

Un talonera suave puede ayudar a esta afección.

Fractura:

Si se sospecha esto, se requiere una radiografía para confirmar el diagnóstico final y para determinar el alcance de la lesión y un plan de tratamiento de seguimiento.

Enfermedad de Sever (apofisitis calcánea):

Esta afección es temporal y autolimitada, pero puede ser dolorosa en ese momento. Los ejercicios de descanso y estiramiento pueden ayudar.

Tendonesis de Aquiles:

El tratamiento consiste en ejercicios especiales que fortalecen el tendón y aumentan la altura del talón con una plantilla de forma temporal.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Siga las medidas de autocuidado anteriores en primera instancia.

¿Cuándo debo ver a un podólogo?

Si experimentas cualquier problema con el cuidado de los pies que no se resuelve naturalmente o a través del cuidado rutinario de los pies dentro de tres semanas, se recomienda que busques la ayuda de un profesional de la salud (Podólogo).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here