Operación uñas encarnadas: la solución definitiva

4343
operacion uñas encarnadas

¿Qué es la onicocriptosis o uña encarnada?

La onicocriptosis, conocida comúnmente como uña encarnada, es una afección común del pie. Ocurre cuando el borde de una uña, típicamente del dedo gordo, crece de manera excesiva y se incrusta en la piel adyacente, causando dolor intenso.

Este problema se desarrolla gradualmente, con la uña incrustándose cada vez más en la piel hasta penetrarla. Una vez que la uña rompe la piel, forma una herida por donde continúa creciendo y causando dolor.

Además, el pie, por ser una zona expuesta a numerosos microorganismos, es propenso a infectarse fácilmente cuando presenta una herida abierta.

Si la uña se infecta, el dolor aumenta y complica la intervención del especialista, pudiendo provocar problemas a largo plazo. Por eso, es crucial buscar atención médica a tiempo.

Causas de las uñas encarnadas

Las uñas encarnadas pueden originarse por múltiples razones, incluyendo traumatismos (como un pisotón), el uso de calzado inadecuado, actividades deportivas inusuales, deformidades en los dedos o la forma de caminar.

Uñas encarnadas por recorte inadecuado

Este es un error fácil de cometer, ya que el primer impulso es cortar la parte de la uña que se clava en la piel. Un recorte inadecuado implica dos cosas: cortar las uñas demasiado cortas (o en algunos casos, morderlas) y disminuir los lados de las uñas cuando son demasiado cortas.

Cortar las uñas demasiado cortas permite que la piel comience a «doblar» la uña, aumentando la probabilidad de desarrollar una uña encarnada. Aunque es menos probable que las uñas encarnadas ocurran en los dedos, todavía son posibles.

La reducción de los lados de las uñas, especialmente de la uña grande del pie, estimula el crecimiento hacia afuera en el lecho lateral de la uña. Esto puede resultar en una uña encarnada dolorosa, donde la uña crece dentro de la piel. Si no se trata o se expone a la suciedad y a las bacterias, puede producirse una infección.

Calzado que no te queda bien

unos pies de mujer llevando unos zapatos de tacón. Un calzado inadecuado puede causar uñas encarnadasLos zapatos que están demasiado apretados o demasiado sueltos también pueden causar uñas encarnadas, al poner presión adicional en los dedos de los pies.

Esto es especialmente cierto para las personas que pasan mucho tiempo andando, corriendo o practicando deportes. La presión hacia abajo del zapato, especialmente en el dedo gordo del pie, hace que la uña crezca de manera anormal en el lecho ungueal.

La mejor manera de asegurarse de no tener una uña encarnada de este modo es usar zapatos que te queden bien. Consejos para un buen ajuste:

  • Los zapatos no están apretados.
  • Los zapatos no están sueltos.
  • Cómodo espacio para mover los dedos de los pies.
  • Una caja ancha para los dedos (redondeada o cuadrada) es lo mejor; los zapatos puntiagudos no son lo ideal.

Calcetines o medias ajustadas

imagen de un pie con calcetines. Unos calcetines ajustados pueden causar uñas encarnadasEste es esencialmente el mismo concepto que cuando los zapatos están demasiado apretados, pero realmente puede exacerbar el problema.

Si combinas calcetines que son demasiado apretados con zapatos que no te quedan bien, la presión en los dedos de los pies aumenta y hace que las uñas encarnadas de los pies sean mucho más propensas a aparecer.

Lo que es peor es si tus calcetines y zapatos no permiten respirar a tus pies. Esto crea un ambiente cálido y húmedo que puede hacer que la piel alrededor de la uña se ablande.

Cuando se combina con la presión, este es un ambiente ideal para que una uña del pie comience a crecer dentro de la piel, y probablemente no lo notarás hasta semanas después una vez que ya esté en el lecho de la uña.

Otras causas de las uñas encarnadas de los pies

Aunque estas son las causas más comunes, hay algunas otras cosas que pueden causar uñas encarnadas en los pies.

  • Traumatismo en la placa de la uña o en el dedo del pie, que puede ser causado por un golpe en el dedo del pie o por dejar caer algo sobre el dedo del pie.
  • Infección bacteriana.
  • Alguna forma de predisposición: deformidades en las uñas, susceptibilidad genética o lechos de uñas anormalmente formados.

Tratamientos para las uñas encarnadas

Cualquiera que haya tenido alguna vez una uña encarnada – aunque sea un poquito – sabe que puede ser una experiencia muy dolorosa, y el primer impulso es cortar todo el lado tanto como sea posible. Esto podría empeorar la condición y sólo servir como una solución muy temporal al problema.

Tratamiento de uñas encarnadas o clavadas Cuando la causa es puntual y la afección no está muy avanzada, a menudo basta con retirar la parte de la uña que se ha incrustado debajo de la piel y realizar curas durante algunos días.

En casos leves, es importante identificar y evitar la causa, como el uso de calzado inapropiado.

En situaciones crónicas, donde la uña encarnada es recurrente, la situación se complica. Las infecciones continuas pueden alterar la forma de los tejidos circundantes, cambiar el color de la piel y hacer que la uña se vuelva a incrustar con facilidad

Las uñas encarnadas son una condición muy común y generalmente ocurre en el dedo gordo del pie. Los hombres tienden a contraerlas con más frecuencia que las mujeres y los adultos suelen ser más susceptibles que los niños.

Sin embargo, eso no quiere decir que los niños no puedan padecerlas, especialmente cuando las causas principales incluyen cortar las uñas de los pies de manera incorrecta y el uso de calzado que no les queda bien. Estos pueden ser fáciles de pasar por alto porque los niños – y sus pies – tienden a crecer rápidamente, a menudo necesitan zapatos y calcetines nuevos tres o más veces al año.

Soluciones para las uñas encarnadas

Las uñas encarnadas, o onicocriptosis, pueden ser dolorosas y molestas, y su tratamiento adecuado es crucial. Aunque hay varias soluciones temporales, si buscas una solución definitiva, especialmente en casos recurrentes o graves, aquí te presento algunas opciones:

  1. Tratamiento Conservador Inicial: Esto incluye baños de pies en agua tibia con sal, uso de calzado adecuado y amplio, y el corte correcto de las uñas (recto, sin redondear las esquinas).
  2. Elevación de la Uña: En algunos casos, se puede elevar el borde de la uña y colocar un pequeño algodón o material dental para separar la uña del tejido circundante y permitir un crecimiento correcto.
  3. Fenolización de la Matriz Ungueal: Es un procedimiento quirúrgico menor en el que se extirpa la parte de la uña que se encarna y se aplica fenol para prevenir el crecimiento de la uña en esa área específica. Esto evita la recurrencia de la uña encarnada.
  4. Extirpación Quirúrgica: En casos graves, se puede realizar una extirpación quirúrgica de la parte encarnada de la uña o incluso de toda la uña, junto con parte de la matriz para prevenir su crecimiento futuro.
  5. Tratamientos con Láser: Algunos especialistas utilizan el láser para tratar las uñas encarnadas, lo cual puede ser efectivo para prevenir recurrencias.
  6. Cuidado Postoperatorio: Después de una intervención quirúrgica, es importante seguir las indicaciones de cuidado postoperatorio para evitar infecciones y promover una curación adecuada.

Es esencial consultar a un profesional de la salud, como un podólogo o un dermatólogo, para obtener un diagnóstico preciso y el tratamiento más adecuado.

Dependiendo de la severidad y la frecuencia de las uñas encarnadas, el especialista recomendará la mejor opción de tratamiento.

Operación de uña encarnada

La operación para tratar una uña encarnada, conocida médicamente como onicocriptosis, es un procedimiento relativamente común y efectivo para resolver esta dolorosa condición. La cirugía mínimamente invasiva se considera generalmente cuando los métodos conservadores no han tenido éxito o cuando la uña encarnada es recurrente o particularmente severa. Aquí te detallo los aspectos principales del procedimiento quirúrgico:

  1. Preparación y Anestesia: El procedimiento se realiza bajo anestesia local. Se inyecta un anestésico en el dedo para adormecer la zona y evitar el dolor durante la operación.
  2. Tipos de Cirugía:
    • Avulsión Parcial de la Uña: Implica la extirpación de la parte de la uña que se ha encarnado. El cirujano corta y extrae el segmento de uña que está causando el problema.
    • Matricectomía: Es un procedimiento en el que no solo se extirpa la parte encarnada de la uña, sino también una porción de la matriz ungueal (el tejido debajo de la uña que la produce) para prevenir el crecimiento recurrente de la uña en esa área.
  3. Uso de Fenol: En muchos casos, se aplica fenol, una sustancia química, en el lecho ungueal para destruir las células que producen la uña y prevenir el crecimiento en el área tratada.
  4. Duración del Procedimiento: La operación suele ser rápida, durando entre 30 y 60 minutos.
  5. Recuperación y Cuidados Postoperatorios: Después de la cirugía, es común experimentar algo de dolor y sensibilidad en el área tratada. Se recomienda descanso y elevar el pie para reducir la inflamación. También se pueden prescribir antibióticos para prevenir infecciones y analgésicos para controlar el dolor.
  6. Seguimiento: Pueden ser necesarias visitas de seguimiento para asegurarse de que la zona esté curando adecuadamente y para retirar cualquier vendaje o sutura.
  7. Resultados y Complicaciones: La mayoría de las personas experimentan un alivio significativo y una recuperación completa. Sin embargo, como con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos de complicaciones como infecciones o problemas en la cicatrización.

Es fundamental que este procedimiento sea realizado por un profesional de la salud calificado, como un podólogo o un cirujano, y que se sigan sus instrucciones de cuidado postoperatorio para asegurar una recuperación exitosa.