DAMAPIDENT realiza el sistema de implantología Pifer sin cirugía 

0
70

1 – El Sistema PIFER – El camino hacia la perfección

El primer implante colocado con el sistema PIFER fue insertado en el año 1986. Desde la fecha se han colocado más de 65000 implantes con este sistema en todo el mundo. Desde ese primer momento se han ido realizando modificaciones hasta lograr que su diseño dinámico y su macrogeometría hagan de este el implante de mayor facilidad en su colocación. Se ha conseguido una rápida oseointegración y logrado una alta satisfacción por parte del paciente, lo que repercute de manera directa en el éxito total de un centro implantológico.

Con este sistema y debido a la abolición total de la secuencia de fresado, hemos suprimido los riesgos de perforaciones óseas indeseables, reemplazándolo por una secuencia de expansión utilizando la biscoelasticidad ósea para la colocación de implantes, conjugando el tamaño de éstos con la densidad ósea.

Utilizamos emergencias amplias, consiguiendo una extraordinaria estética y estabilidad del hueso y los tejidos blandos hasta llegar al punto en el que el implante ofrezca una garantía de reabsorción ósea y mantenimiento de los tejidos blandos.

El sistema PIFER no produce reabsorción ósea, logrando un sellado conectival y en este momento es el único sistema de implantología dental exento 100% del padecimiento de mucositis, periimplantis y, debido a su muñón cementado (no atornillado) sin presentar los malos olores típicos en el 100% de los implantes que utilizan pilares y prótesis atornilladas.

2 –Año 2013 – El Sistema Pifer Testarossa

La segunda versión del sistema PIFER se llamó TESTAROSSA. Se terminó de desarrollar en el año 1998 con la experiencia de trabajar con sistemas convencionales de implantes que utilizaban un diseño macrogeométrico de microroscas, pilares atornillados, hexágono externo–interno y sistemas conométricos. Durante este tiempo, los tratamientos convencionales de implantes sumergidos presentaban un éxito relativo no exento de complicaciones en un alto porcentaje de ellos, complicaciones que se referían a:

  • Mucositis, periimplantitis.
  • Aflojamiento y fractura de los tornillos, aflojamientos de las prótesis y pilares.
  • Reabsorción ósea crestal y contaminación bacteriana de los espacios internos del implante.

El Workshop Europeo de periodoncia realizado en el año 2008 reveló los mismos datos desalentadores que se barajaban hasta ese momento; así, respecto a la mucositis, la estadísticas revelaron que la padecen el 80% de los pacientes y que está presente en el 50% de los implantes. Es decir, que la mayoría de los pacientes padecían mucositis en la mitad de los implantes que portaban. Por otra parte, los datos sobre la periimplantitis son más graves, ya que encontraban periimplantitis en el 56% de los pacientes y afectaban casi a la mitad de los implantes que portaban.

Con estos reveladores datos en Pifer comenzamos a cambiar algunos aspectos en lo referente al diseño y forma de colocación de los implantes dentales. Así, fuimos paulativamente aboliendo factores de riesgo que identificamos como inminentes formas de producir lesiones en el sistema implantológico.

Como comentábamos anteriormente, en el año 1998 diseñamos experimentalmente un sistema de implante del que eliminamos los microgaps subgingivales además de añadirle una macrogeometría de espiras tipo rosca para osteosíntesis al que complentabamos con un pilar cementable en lugar del uso de tornillos, resumiendo estos resultados en:

Sellado biológico.

  • Conservación de la cresta ósea y tejidos blandos.
  • Eliminación de malos olores.
  • Eliminación del microgap.
  • Óptima respuesta biomecánica.
  • Técnica de expansión ósea sustituyente al fresado óseo.
  • Fácil inserción del implante.

En el año 2004 este ingenio de sistema implantológico recibió el Premio al Mejor Diseño de Implante y Patente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here