LA PNL Y LA EMPATÍA

0
53

“Camina un rato con los zapatos de quien estás en desacuerdo” Proverbio indio

Empatía es la habilidad que poseen algunas personas que, aún sabiendo que la forma de pensar de los otros es diferente a la suya propia, que los demás sienten de modo diferente, que se entristecen, se alegran y se apasionan por cosas diferentes, son capaces de emocionarse con ellos. Empatía es la manera de estar en sintonía con el otro que, siendo tan distinto, le genera sentimientos de simpatía, comprensión incluso ternura. Ser empático es sinónimo de ser capaz de "leer" emocionalmente a las personas, incluso de llegar a sentir cómo ellas sienten, es como meterse en los zapatos del otro y, aunque uno no piensa igual, puede conocer y entender lo que el otro siente a sabiendas de que cada individuo posee una manera muy particular de estar en el mundo.

Los niños tienen esta cualidad y, de manera genuina, suelen empatizar con el mundo que les rodea; hay teorías que se refieren al desarrollo de la empatía de los niños desde el nacimiento, incluso estando en el vientre de su madre. En la mesura que va creciendo va dejando de ser empático y va haciéndose más simpático, con esto puede entenderse que en la medida que nos hacemos adultos nos ocupamos más de "caer" bien al otro que de "entender" al otro, lo que nos puede acarrear serias dificultades en el momento de comunicarnos.

En el área de la comunicación y relaciones humanas de calidad, la empatía es importante porque es motivadora, aproxima a las personas y las predispone a ir un poco más allá, a conocerse un poco más, y, sin duda, a establecer relaciones de mayor confianza. Las personas empáticas facilitan mucho las cosas, aunque su intención no sea siempre altruista, sólo con su actitud empática allana el camino y ayuda a que los estados emocionales alterados se calmen, el otro se siente comprendido en los momentos delicados por los que está atravesando. También suelen ser generosas al dedicar su tiempo acompañado al otro para que se recupere y pueda seguir avanzando. Suelen alegrarse del éxito ajeno, no hay para el empático una "envidia" por muy "sana" que sea, pues sólo hay empatía y afán de colaborar en todo aquello que hace que las personas estén más a gusto en su propia piel. Suelen ser proactivas y motivadoras, piensan que toda verdad es cambiante y lo que hoy es caos mañana será estabilidad y orden. Sabe agarrarse a la crisis como una oportunidad de aprender a hacer cosas nuevas, diferentes que le hagan sentirse feliz, y, en pocas palabras, a veces sin hablar, transmiten esta emoción de grandes posibilidades a los que tienen la suerte de encontrarse con ellas.

Volver a recuperar esta genuina cualidad del niño es posible. Es posible re-aprenderla y recuperar la actitud empática porque con ella es más factible resolver los conflictos de forma directa y abierta y siempre desde el respeto. La actitud empática asegura de que las aportaciones más diversas sean mejor aceptadas, logra establecer más comprensión de sentimientos y pensamientos en las discusiones, y facilita que éstas sean consideradas como oportunidades para aprender algo nuevo de los otros. La persona empática es un imán para las otras personas que suelen sentirse muy a gusto en su presencia.

Los curso de PNL son muy eficaces para ello, porque nos enseña a cómo cultivar relaciones en base a, no solamente a hacerse entender por el otro, sino, además, a entrar en sintonía con el otro fundándose en el respeto y la comprensión mutua. La empatía es Imprescindible para unas relaciones de cualquier ámbito, pareja, profesionales, sociales y familiares, de auténtica calidad humana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here