90-60-90 EXISTIR, EXISTE……..PERO NO ES EL CASO DE LA MAYORÍA!!

0
195

 

En primer lugar, hay que aceptar que no hay manera de cambiar el lugar donde el cuerpo almacena la grasa porque la ubicación está determinada por la genética.

Tampoco se puede perder “peso”  de áreas específicas del cuerpo….lo que se puede, es reducir su tamaño con la alimentación apropiada y algunos tratamientos.

Para cada tipo morfológico, hay una dieta y un tratamiento adecuado.

 

TIPO MANZANA: Hay ausencia de curvas. Suele haber una acumulación de grasa generalizada sobre todo en cintura, vientre, pecho y espalda.

La dieta debe incluir todos los nutrientes pero reduciendo el aporte calórico hasta quedar por debajo de las calorías que se queman y mantener o incrementar el porcentaje de músculo.

Alimentos aconsejados: Carnes y pescados no grasos, frutas, verduras, legumbres, cereales, lácteos desnatados. Evitar el consumo de hidratos de carbono (arroz, patatas, pasta) en la cena.

Alimentos desaconsejados: los que contienen grasas saturadas o “grasas malas” (pastelería y bollería industrial, comida rápida…) y azúcares refinados. También se debe restringir el consumo de “grasas buenas” (aceite de oliva, frutos secos…) por su gran aporte calórico.

 

TIPO PERA:   Usa dos tallas menos en la parte superior que en la inferior.  Los hombros y tórax resultan estrechos en relación a las caderas y muslos. El mayor problema de esta morfología  suele ser  la retención de líquidos. Te recomendamos tomar un litro y medio de agua  al día y evitar a toda costa el exceso de sal.

 

Alimentos aconsejados:  Pescados (como fuente principal de proteínas)  ricos en omega 3 como el salmón. Verduras de hoja(acelga, espinaca, canónigos, endivias…) hortalizas ricas en fibra (tomate, pepino, calabacín…) frutas  cítricas, manzanas, piñas… en general alimentos  que mejoren la función depurativa del hígado, favoreciendo la diuresis.

Alimentos desaconsejados:  todos los que tengan un índice glucémico alto: azúcar, repostería, frutos secos, plátanos, higos, uva;  patatas, guisantes, maíz, nabos y zanahorias cocinados; pan blanco y cereales  azucarados.

 

TIPO RECTO: Por lo general esta morfología corresponde a personas muy delgadas que aún comiendo bien, apenas almacenan grasas. Suelen tener un rápido metabolismo y es por eso que no ganan peso fácilmente.

Se necesita una dieta variada y calórica, pero no a base de grasas. Las proteínas serán pieza clave en la alimentación, por su capacidad para formar músculo.

Alimentos recomendados: Proteína: carnes, huevos, pescados, soja, lácteos. Hidratos de carbono: cereales, tubérculos, legumbres. Grasas: aceite de oliva y frutos secos. Verduras: todas. Frutas: si hubiera celulitis, las mejores son los cítricos, frutos rojos, kiwi, piña y uva roja.

Es muy importante tomar en la cena hidratos de carbono (arroz, pasta, patata) pues al tener menos gasto calórico, se almacena lo que se come.

Alimentos desaconsejados: No hay ninguno. Lo importante es realizar 5 o 6 comidas al día y que no pasen más de tres horas sin comer.

 

TIPO RELOJ DE ARENA: Es la clase de cuerpo ‘más favorecido’. La zona del busto y las caderas tienen el mismo tamaño y cuenta con cintura pequeña. La desventaja es que al engordar puede resultar demasiado voluptuoso.

Alimentos recomendados:  La fruta, la verdura, las legumbres y los cereales serán la base de la dieta. Mucha agua y zumos naturales y una ingesta calórica equilibrada con el gasto, para no coger ni perder peso.

Alimentos desaconsejados: se puede comer de todo, con la precaución de controlar la báscula, que será nuestro indicativo de estar haciéndolo bien.

El lugar donde el cuerpo almacena la grasa puede ser un indicador de riesgo de salud.

                                          

                          Relación cintura-cadera para la estimación de riesgos de salud

La relación cintura-cadera (C-A-C) sirve para advertirnos sobre riesgos de salud relacionados con el sobrepeso (la diabetes, los accidentes cerebro-vasculares y enfermedades cardíacas).    

                                       

                                ¿Cómo calcular la relación cintura-cadera?

Muy fácil. Utilizando una cinta métrica, nos medimos la cintura justo por encima del ombligo y las caderas, en la parte más ancha de los glúteos. Para determinar la relación C-A-C, dividimos la medida de la cintura entre la medida de las caderas.

Comparemos los resultados con los de la tabla presentada a continuación, que es diferente para hombres y mujeres:

A pesar de que toda la grasa del cuerpo está hecha del mismo “material”, el “donde”  se almacena,  puede influir en  el riesgo que significa para nuestra salud, así como para determinar que tan fácil o difícil será perderla.

Aqualyx, mesoterapia, electroestimulación, ultrasonidos, presoterapia…..afortunadamente hoy en día contamos con técnicas y tratamientos tan eficaces como seguros, para mejorar la salud, la silueta y el aspecto de la piel, pero ante todo, la seriedad y experiencia para un buen diagnóstico y una correcta aplicación son imprescindibles para conseguir los mejores resultados.

 

Clínica Cunill

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here