Cuerpo 90-60-90: ¿Mujer con medidas perfectas?

9061

¿Qué es el cuerpo 90 60 90?

El término «90-60-90» hace referencia a un conjunto de medidas corporales expresadas en centímetros, que se ha considerado durante mucho tiempo como un canon de belleza «ideal» de proporciones corporales para mujeres, correspondiendo a las medidas del busto, cintura y caderas, respectivamente.

Sin embargo, es importante destacar varios aspectos en relación con este concepto:

  1. Estándares de Belleza Variables: Los estándares de belleza varían ampliamente entre diferentes culturas y épocas. Lo que se considera ideal en un lugar o momento dado puede no serlo en otro.
  2. Diversidad Corporal: Cada persona tiene una constitución corporal única, influenciada por factores genéticos, ambientales y de estilo de vida. La diversidad corporal es natural y saludable.
  3. Salud sobre Estética: La salud y el bienestar deben ser siempre prioritarios sobre la consecución de medidas corporales específicas. Un cuerpo sano puede tener muchas formas y tamaños diferentes.
  4. Impacto Psicológico: La fijación en estándares de belleza inalcanzables o poco realistas puede tener un impacto negativo en la autoestima y la salud mental de las personas.
  5. Movimientos de Aceptación Corporal: En la actualidad, hay un creciente movimiento hacia la aceptación del cuerpo y la belleza en todas sus formas, promoviendo la autoestima y el respeto por la diversidad corporal.

En resumen, aunque «90-60-90» es un conjunto de medidas que ha sido idolatrado en algunos contextos como un ideal de belleza, es fundamental reconocer la importancia de la salud, la diversidad y la autoaceptación por encima de cualquier estándar estético. Cada cuerpo es único y merece ser celebrado y cuidado por lo que es, más allá de cualquier medida o número.

En primer lugar, hay que aceptar que no hay manera de cambiar el lugar donde el cuerpo almacena la grasa porque la ubicación está determinada por la genética.

Tampoco se puede perder “peso”  de áreas específicas del cuerpo….lo que se puede, es reducir su tamaño con la alimentación apropiada y algunos tratamientos.

¿Cuáles son las medidas perfectas de una mujer?

Esta cuestión ha sido el foco de un debate interminable y, es necesario reconocerlo, una obsesión extensa que ha empujado a muchas a extremos peligrosos.

La publicidad, la moda, el mercado y ciertas corrientes culturales anticuadas han posicionado las «medidas perfectas» de una mujer como un criterio riesgoso.

Históricamente, el estándar de 90-60-90 ha sido considerado como el ideal para las medidas corporales femeninas.

Numerosas mujeres han sido criadas con la idea de que alcanzar estas medidas y un peso específico es sinónimo de «perfección» a los ojos de los demás.

Sin embargo, investigaciones recientes desafían este concepto.

Medidas Perfectas en Mujeres: Un Nuevo Enfoque

Las medidas de 90-60-90, que representan el busto, la cintura y las caderas, han llevado a muchas a seguir dietas estrictas y rutinas de ejercicio intensas, sin considerar el posible daño a su salud.

Un estudio conjunto de las universidades de Cambridge y Texas revela que estas no son las medidas ideales en el cuerpo femenino.

La investigación concluye que las «medidas perfectas» radican en la proporción cintura-cadera, siendo 0.7 la proporción ideal.

Para determinar esta medida, se divide el perímetro de la cintura por el tamaño de la cadera, buscando un resultado de 0.7 o cercano.

Esto indica proporciones y un equilibrio físico saludables.

Más Allá de los Números: Equilibrio y Salud Esta proporción sugiere un estado de armonía y equilibrio físico adecuado.

El estudio también exploró cómo esta proporción impacta la percepción masculina.

Si la curva entre la cintura y la cadera es proporcional, es percibida por el ojo masculino en menos de tres segundos.

Interesantemente, una proporción de 0.7 también se asocia con símbolos de fertilidad.

Finalmente, el estudio sugiere que mujeres con medidas proporcionales suelen tener menor predisposición a la depresión, viven de manera más saludable con sus parejas y experimentan menos complicaciones durante el embarazo.

NO te obsesiones con el 90 60 90: dietas para cada tipo de mujer

Para cada tipo morfológico, hay una dieta y un tratamiento adecuado para mejorar la figura.

 

Tipo manzana

Hay ausencia de curvas. Suele haber una acumulación de grasa generalizada sobre todo en cintura, vientre, pecho y espalda.

La dieta debe incluir todos los nutrientes pero reduciendo el aporte calórico hasta quedar por debajo de las calorías que se queman y mantener o incrementar el porcentaje de músculo.

Alimentos aconsejados: Carnes y pescados no grasos, frutas, verduras, legumbres, cereales, lácteos desnatados. Evitar el consumo de hidratos de carbono (arroz, patatas, pasta) en la cena.

Alimentos desaconsejados: los que contienen grasas saturadas o “grasas malas” (pastelería y bollería industrial, comida rápida…) y azúcares refinados. También se debe restringir el consumo de “grasas buenas” (aceite de oliva, frutos secos…) por su gran aporte calórico.

 

Tipo pera

Usa dos tallas menos en la parte superior que en la inferior.  Los hombros y tórax resultan estrechos en relación a las caderas y muslos. El mayor problema de esta morfología  suele ser  la retención de líquidos. Te recomendamos tomar un litro y medio de agua  al día y evitar a toda costa el exceso de sal.

 

Alimentos aconsejados:  Pescados (como fuente principal de proteínas)  ricos en omega 3 como el salmón. Verduras de hoja(acelga, espinaca, canónigos, endivias…) hortalizas ricas en fibra (tomate, pepino, calabacín…) frutas  cítricas, manzanas, piñas… en general alimentos  que mejoren la función depurativa del hígado, favoreciendo la diuresis.

Alimentos desaconsejados:  todos los que tengan un índice glucémico alto: azúcar, repostería, frutos secos, plátanos, higos, uva;  patatas, guisantes, maíz, nabos y zanahorias cocinados; pan blanco y cereales  azucarados.

 

Tipo cajón o recto

Por lo general esta morfología corresponde a personas muy delgadas que aún comiendo bien, apenas almacenan grasas. Suelen tener un rápido metabolismo y es por eso que no ganan peso fácilmente.

Se necesita una dieta variada y calórica, pero no a base de grasas. Las proteínas serán pieza clave en la alimentación, por su capacidad para formar músculo.

Alimentos recomendados: Proteína: carnes, huevos, pescados, soja, lácteos. Hidratos de carbono: cereales, tubérculos, legumbres. Grasas: aceite de oliva y frutos secos. Verduras: todas. Frutas: si hubiera celulitis, las mejores son los cítricos, frutos rojos, kiwi, piña y uva roja.

Es muy importante tomar en la cena hidratos de carbono (arroz, pasta, patata) pues al tener menos gasto calórico, se almacena lo que se come.

Alimentos desaconsejados: No hay ninguno. Lo importante es realizar 5 o 6 comidas al día y que no pasen más de tres horas sin comer.

 

Tipo reloj de arena

Es la clase de cuerpo ‘más favorecido’. La zona del busto y las caderas tienen el mismo tamaño y cuenta con cintura pequeña. La desventaja es que al engordar puede resultar demasiado voluptuoso.

Alimentos recomendados:  La fruta, la verdura, las legumbres y los cereales serán la base de la dieta. Mucha agua y zumos naturales y una ingesta calórica equilibrada con el gasto, para no coger ni perder peso.

Alimentos desaconsejados: se puede comer de todo, con la precaución de controlar la báscula, que será nuestro indicativo de estar haciéndolo bien.

El lugar donde el cuerpo almacena la grasa puede ser un indicador de riesgo de salud.

                                          

Relación cintura-cadera para la estimación de riesgos de salud

La relación cintura-cadera (C-A-C) sirve para advertirnos sobre riesgos de salud relacionados con el sobrepeso (la diabetes, los accidentes cerebro-vasculares y enfermedades cardíacas).                   

¿Cómo calcular la relación cintura-cadera?

Muy fácil. Utilizando una cinta métrica, nos medimos la cintura justo por encima del ombligo y las caderas, en la parte más ancha de los glúteos. Para determinar la relación C-A-C, dividimos la medida de la cintura entre la medida de las caderas.

Comparemos los resultados con los de la tabla presentada a continuación, que es diferente para hombres y mujeres:

A pesar de que toda la grasa del cuerpo está hecha del mismo «material», el “donde”  se almacena,  puede influir en  el riesgo que significa para nuestra salud, así como para determinar que tan fácil o difícil será perderla.

Aqualyx, mesoterapia, electroestimulación, ultrasonidos, presoterapia…..afortunadamente hoy en día contamos con técnicas y tratamientos tan eficaces como seguros, para mejorar la salud, la silueta y el aspecto de la piel, pero ante todo, la seriedad y experiencia para un buen diagnóstico y una correcta aplicación son imprescindibles para conseguir los mejores resultados.

Clínica Cunill