RUIDO Y AUDICIÓN

0
76

Los sonidos impulsivos pueden resultar en la pérdida de audición inmediata y hasta permanente. Esta pérdida puede ser acompañada por tinnitus — silbidos, zumbidos o ruidos en los oídos o cabeza.

¿QUÉ ES LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN OCASIONADA POR EL RUIDO?

Cada día, estamos expuestos a sonidos en nuestro ambiente, como los que provienen del televisor y radio, de artefactos electrodomésticos y del tráfico. Normalmente escuchamos estos sonidos a niveles saludables y por lo tanto no afectan nuestra audición. Sin embargo, cuando estamos expuestos a ruidos perjudiciales—sonidos que son muy altos o sonidos fuertes que duran un largo tiempo — las estructuras delicadas en nuestro oído interno pueden ser dañadas, causando la pérdida de audición ocasionada por el ruido (NIHL, por sus siglas en inglés). Estas estructuras delicadas, llamadas células ciliadas, son las pequeñas células sensoriales del oído interno que transforman la energía sonora en señales eléctricas que viajan al cerebro. Al ser dañadas, nuestras células ciliadas no pueden regenerarse.

Anteriormente los científicos creían que la fuerza pura de las vibraciones de sonidos fuertes dañaba las células ciliadas. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que la exposición a ruidos perjudiciales produce la formación de moléculas dentro del oído que pueden dañar o hasta matar las células ciliadas.

¿CUÁLES SON LOS SONIDOS QUE CAUSAN PERDIDA DE AUDICIÓN OCASIONADA POR EL RUIDO?

La pérdida de audición causada por el ruido puede desarrollarse al estar expuesto una sola vez a un intenso sonido “impulsivo”, como el de una explosión, o debido a la exposición continua y prolongada a sonidos fuertes, como los ruidos generados en una carpintería.

El nivel sonoro es medido en unidades llamadas decibeles. Por ejemplo, el zumbido de una refrigeradora es de 40 decibeles, una conversación normal mide aproximadamente 60 decibeles, y el sonido de un semáforo puede llegar a 85 decibeles. Las fuentes de ruido que pueden causar pérdida de audición incluyen: motocicletas, cuetecillos, armas de fuego y petardos, y todas estas emiten de 120 a 150 decibeles. La exposición prolongada o repetitiva a sonidos de por lo menos 85 decibeles puede causar la pérdida auditiva. A más alto el ruido, más rápido se desarrollará la pérdida de audición. Es muy raro que los sonidos de menos de 75 decibeles causen pérdida de audición, aún cuando uno está expuesto a éstos por un largo periodo.

Aunque un factor importante para proteger la audición es estar al tanto de los niveles de decibeles, la distancia a la fuente sonora y la duración de la exposición al sonido son igualmente importantes. Una regla práctica es evitar sonidos que sean “demasiado altos” y “demasiado cercanos”, o cuya duración sea “demasiado larga”.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE LA PÉRDIDA AUDITIVA CAUSADA POR EL RUIDO?

Estar expuesto a sonidos perjudiciales causa daño a las células ciliadas, como también al nervio auditivo. Los sonidos impulsivos pueden resultar en la pérdida de audición inmediata y hasta permanente. Esta pérdida puede ser acompañada por tinnitus—silbidos, zumbidos o ruidos en los oídos o cabeza—el cual puede disminuir con el transcurso del tiempo. La pérdida de audición y el tinnitus pueden afectar a una o ambas orejas, y el tinnitus puede continuar constantemente u ocasionalmente a lo largo de la vida.

La exposición continua a ruidos fuertes también puede dañar las células ciliadas, resultando en pérdida auditiva y tinnitus, pero éste es un proceso más gradual en comparación de los sonidos impulsivos.

La pérdida de audición temporal también puede ocurrir al estar expuesto a ruidos impulsivos y continuos. Si la persona recupera la audición, esta condición es conocida como desplazamiento temporal del umbral de audición, y generalmente desaparece en 16 a 18 horas luego de la exposición al ruido fuerte. Usted puede prevenir la pérdida auditiva producida por ruidos continuos e impulsivos usando habitualmente protectores de oído, como tapones u orejeras.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA PÉRDIDA AUDITIVO POR RUIDO?

Los síntomas aumentan gradualmente si la persona está expuesta a un ruido fuerte por un periodo prolongado. En el transcurso del tiempo, los sonidos que esta persona escucha se distorsionan o se vuelven confusos, y hasta puede haber dificultad en comprender palabras. Alguien con una pérdida auditiva causada por el ruido tal vez ni se percate de la pérdida de audición, la cual puede ser detectada por medio de una evaluación auditiva.

¿QUIÉN ESTA AFECTADO POR UNA PÉRDIDA AUDITIVA CAUSADA POR EL RUIDO?

Gente de toda edad, incluyendo niños, adolescentes, adultos y personas de edad, pueden desarrollar NIHL (pérdida de audición ocasionada por el ruido). Aproximadamente 10% de estadounidenses entre los 20 y 69 años—o 22 millones de estadounidenses—ya están sufriendo de daños permanentes al oído debido a la exposición excesiva a ruidos fuertes. Esto puede ocurrir en el centro de trabajo, sitios recreativos y en el hogar. Actividades recreativas que pueden poner a alguien en riesgo de desarrollar NIHL incluyen: tiro al blanco y cacería, petardos, conducir motonieves, carpintería y oros pasatiempos, tocar en una banda musical y asistir a conciertos de rock. Los ruidos dañinos en el hogar pueden provenir de podadoras, maquinas para soplar hojas y de otras herramientas.

¿SE PUEDE PREVENIR LA PÉRDIDA AUDITIVA OCASIONADA POR EL RUIDO?

NIHL es 100% prevenible. Toda persona tiene que conocer los peligros del ruido, y tener buenos hábitos en su vida cotidiana para conservar la salud auditiva. Para proteger su audición:

  • Conozca que ruidos son dañinos (los que miden por lo menos de 85 decibeles).
  • Use tapones u otros aparatos para protegerse el oído si está expuesto a ruidos fuertes durante sus actividades (hay tapones u orejeras especiales disponibles en ferreterías y tiendas de artículos deportivos).
  • Esté alerta a los sonidos dañinos en su entorno.
  • Proteja la audición de niños muy pequeños porque ellos mismos no lo pueden hacer.
  • Haga que sus familiares, amigos y colegas estén conscientes de los peligros del ruido.

Si sospecha pérdida de audición sométase a una evaluación auditiva por un audioprotesista.

 

Visítenos en WIDEX AURAL MENCHETA. San Vicente, 58-60. Valencia. T. 963 518 637

Y le haremos un estudio audiológico sin compromiso.

Centro especializado en el tratamiento de Acúfenos.

Fuente: NIDCD Information Clearinghouse.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here