LIPOFILLING (INYECCIÓN DE GRASA)

0
48

La práctica del relleno (filling) ha evolucionado considerablemente en los últimos años, siendo el empleo de la grasa propia del paciente como implante corrector inyectable uno de los que más ha evolucionado (lipofilling). Tiene ventajas sobre otros correctores, es un producto natural que es tolerado por el organismo, no produce alergias, y en las mejores condiciones de inyección y preparación es duradero, comportándose como la grasa en otras localizaciones.

Se puede utilizar para corregir volúmenes importantes o hacer pequeñas correcciones, todo depende de la cantidad de tejido graso en buenas condiciones que se pueda obtener del paciente, sin mayor riesgo de reacciones del organismo contra el producto inyectado. La obtención se realiza con anestesia local ambulatoria, y se puede acompañar de una sedación anestésica para reducir las molestias en aquellos casos en que se necesita grandes volúmenes. Los lugares de “donación” son principalmente el abdomen, los flancos abdomino-lumbares, y los muslos; habrá que considerar pues que cantidad estará disponible para ser aspirada.

Tras obtener el tejido graso debe ser procesado para separar las células grasas (adipocitos) de los componentes menos útiles (sangre, plasma, restos de adipocitos rotos, aceite libre) que únicamente entorpecen que el injerto “prenda” en la zona en que se inyecta. Este proceso para que sea más eficaz debe llevarse a cabo mediante centrifugación de la grasa, separando las células sanas y permitiendo la inyección de un tejido más puro. Todo el procedimiento puede realizarse en menos de una hora cuando se requieren pequeñas cantidades.

El volumen inyectado suele ser un 10-20% superior al esperado ya que el tejido graso, por ser vivo, está sujeto al metabolismo de la grasa y a la reabsorción de una parte. Durante los meses posteriores la corrección realizada disminuye entre un 20 y un 50% debido al “stress” que sufren las células adiposas durante el proceso de obtención, depuración e infiltración, y también debido a la reabsorción parcial que se produce del tejido inyectado. Pasados aproximadamente seis meses desde la inyección, las células adiposas que han permanecido vivas recuperan su volumen, produciéndose una recuperación en el volumen de la zona tratada. También se puede proceder con inyecciones sucesivas, con varios meses de intervalo, para compensar los defectos de relleno.

Personalmente, como experto de drterren.com prefiero realizar todo el tratamiento en una sola sesión con ese ligero exceso de corrección, y en casos necesarios repetir un segundo tratamiento a los 4-6 meses, lo que es más aceptado por el paciente que puede variar los intervalos en función de su disponibilidad.

Los puntos de inyección se protegen con un pequeño esparadrapo que se retira a las 24 horas, sin puntos de sutura.

lipoblog1La indicación principal de este tratamiento es el contorno facial: los pómulos, mejillas hundidas, el óvalo facial, arrugas “blandas” faciales. En la reposición de volúmenes en pacientes que son tratados con antiretrovirales (anti-VIH) y que padecen una pérdida del tejido adiposo con adelgazamiento exagerado del rostro, el lipofilling permite devolverles un mejor aspecto con un producto natural que apenas es rechazado.

Son indicaciones menos importantes, por la inconsistencia de los resultados: surcos nasolabiales, aumento de labios, ojeras. En estos casos es mejor considerar otros productos sintéticos.

Otras indicaciones no faciales son: aumento discreto de mamas, defectos en la mama tras cirugía por tumores, aumento de nalgas, corrección de defectos de volumen en muslos, secuelas de liposucción, cicatrices deprimidas, etc. En alguno de estos casos es preciso considerar la cantidad de tejido adiposo necesaria para conseguir correcciones de volumen muy importantes, y la disponibilidad de esta grasa en los pacientes.

En el lipofilling no existen contraindicaciones, dado el carácter propio de la grasa y la ausencia de alergias o rechazo. Los pacientes con Diabetes Mellitus tienen más predisposición a las infecciones, debiendo ser realizada la profilaxis adecuada.

En conclusión, estamos ante un tratamiento útil de relleno facial y corporal, que no produce rechazo, y que nos permite realizar tratamientos estéticos y plásticos reparadores con mucha seguridad.

Dr. Julio Terrén
Cirujano Plástico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here